ALTERNATIVAS PARA TRANSFORMAR EL SISTEMA DE EDUCACIÓN SUPERIOR



Katiuska Berroterán






La educación superior en Venezuela debe morir con sus viejos dogmas y dejar emerger una nueva educación superior, como bien lo señala el Ministerio del Poder popular para la Educación Superior en los pasos para la construcción de una universidad con matices socialistas, acabar con la exclusión y jerarquización, desarraigar la lógica neopositivista y fragmentaria, eliminar de una vez por toda la desvinculación total con el sistema socio productivo del país y crear una universidad que tenga pertinencia social, llevar a su minima expresión la privatización para acabar con la exclusión, y lograr que sean instituciones que sean capaz de permear los cambios sociales, es una lucha sin descanso y para ello es necesario llevar a cabo un reordenamiento jurídico-político en el asunto universitario, es imperativo acabar con el enfoque elitista y escolástico de las universidades, es imprescindible aniquilar la fragmentación del conocimiento para dar paso a la complejidad en los procesos de aprendizaje.
Pero también es necesario hacer un alto en el tipo de universidad que queremos, se podrá llamar populista manejándose en dos categorías como es la calidad y la masificación, de la forma que sea debe ser una universidad que vaya a la raíz de lo epistemológico para generar verdaderos cambios.
Debe ser una universidad que acabe con el modelo rentístico petrolero del que dependemos, una universidad que vaya a la vanguardia en tecnología, con el propósito de lograr la soberanía tecnológica, una universidad que abra las puertas verdaderamente a la investigación, una universidad que por encima de todo este el verdadero valor del ser humano como sujeto de grandes cambios sociales. Una universidad que considere un requisito sine qua non la participación de todos para lograr los cambios y no de un grupito que pongan en practica el famoso voto paritario, que no es mas que una invención gremialista, es importante la universalidad del voto, la igualdad para que exista verdadera democracia universitaria .
Si queremos una nueva universidad debemos ir al fondo del problema y como señalé anteriormente llegar a las profundidades y pararse frente con frente al presupuesto universitario, evaluarlo fríamente y comenzar a plantearse la posibilidad que la política presupuestaria se constituya según la matricula estudiantil y se establezcan consejos de trabajadores y estudiantes para llevar a cabo el control social de ese presupuesto estipulado para cada universidad.
Los cambios son traumáticos pero no difíciles y mas aún si se esta claro en lo que se quiere la idea es lograr un nuevo modelo educativo, donde se forme a un profesional con compromiso, social, ético y político bajo valores de solidaridad y justicia social , un profesional comprometido con el país y vinculado con el Proyecto Nacional , una profesional de cara a la comunidad, donde para el sea importante llevar sus conocimientos a las comunidades y ponerlos en prácticas a través de proyectos factibles y que a la hora de generar cambio se llame a la comunidad estudiantil en pleno a legislar.