The following was originally published July 25, 2012 at http://videoblogsdekaty.wordpress.com/2012/07/25/alternativas-para-transformar-el-sistema-de-educacion-superior-2/

Katiuska Berroterán







La educación superior en Venezuela debe morir con sus viejos dogmas y dejar emerger una nueva educación superior, como bien lo señala el Ministerio del Poder popular para la Educación Superior en los pasos para la construcción de una universidad con matices socialistas, acabar con la exclusión y jerarquización, desarraigar la lógica neopositivista y fragmentaria, eliminar de una vez por toda la desvinculación total con el sistema socio productivo del país y crear una universidad que tenga pertinencia social, llevar a su minima expresión la privatización para acabar con la exclusión, y lograr que sean instituciones que sean capaz de permear los cambios sociales, es una lucha sin descanso y para ello es necesario llevar a cabo un reordenamiento jurídico-político en el asunto universitario, es imperativo acabar con el enfoque elitista y escolástico de las universidades, es imprescindible aniquilar la fragmentación del conocimiento para dar paso a la complejidad en los procesos de aprendizaje.
Pero también es necesario hacer un alto en el tipo de universidad que queremos, se podrá llamar populista manejándose en dos categorías como es la calidad y la masificación, de la forma que sea debe ser una universidad que vaya a la raíz de lo epistemológico para generar verdaderos cambios.
Debe ser una universidad que acabe con el modelo rentístico petrolero del que dependemos, una universidad que vaya a la vanguardia en tecnología, con el propósito de lograr la soberanía tecnológica, una universidad que abra las puertas verdaderamente a la investigación, una universidad que por encima de todo este el verdadero valor del ser humano como sujeto de grandes cambios sociales. Una universidad que considere un requisito sine qua non la participación de todos para lograr los cambios y no de un grupito que pongan en practica el famoso voto paritario, que no es mas que una invención gremialista, es importante la universalidad del voto, la igualdad para que exista verdadera democracia universitaria .
Si queremos una nueva universidad debemos ir al fondo del problema y como señalé anteriormente llegar a las profundidades y pararse frente con frente al presupuesto universitario, evaluarlo fríamente y comenzar a plantearse la posibilidad que la política presupuestaria se constituya según la matricula estudiantil y se establezcan consejos de trabajadores y estudiantes para llevar a cabo el control social de ese presupuesto estipulado para cada universidad.
Los cambios son traumáticos pero no difíciles y mas aún si se esta claro en lo que se quiere la idea es lograr un nuevo modelo educativo, donde se forme a un profesional con compromiso, social, ético y político bajo valores de solidaridad y justicia social , un profesional comprometido con el país y vinculado con el Proyecto Nacional , una profesional de cara a la comunidad, donde para el sea importante llevar sus conocimientos a las comunidades y ponerlos en prácticas a través de proyectos factibles y que a la hora de generar cambio se llame a la comunidad estudiantil en pleno a legislar.

external image 38 external image b.gif?host=videoblogsdekaty.wordpress.com&blog=37982262&post=38&subd=videoblogsdekaty&ref=&feed=1

The following was originally published July 23, 2012 at http://videoblogsdekaty.wordpress.com/2012/07/23/la-universidad-ideal/
Utopía o realidad
Hablar de la Universidad ideal, aunque parezca una utopía, es hablar de una institución que revolucione al mundo, que permita el acceso a todos y a todas de manera libre y planificada, que potencialice al hombre y la mujer, que lo estimule a ser competitivo, critico, reflexivo, que lo enseñe a obtener y desarrollar las competencias básicas y profesionales para salir al mercado mundial y que tenga una visión de integración hacia al sur.
Hablar de la universidad ideal, es hablar de un cuerpo profesoral proactivo, creativo, conocedor del mundo, con una pasión y visión hacia la integración, con un espíritu emprendedor y con una fuerza de sembrar e internalizar en cada estudiante que es pieza fundamental para el crecimiento del país, que lo enseñe a tener una visión de futuro coherente con su sentido histórico, que lo estimule a través de sus sapiencias y guía a ser un ciudadano o ciudadana profesional con comportamientos de servicio al otro, de compromiso con la comunidad y con el país.
Hablar de la universidad ideal es contar con un cuerpo rectoral o gerencial, no importa en este momento el calificativo, en este caso seria el equipo encargado de dirigir los destinos de esa universidad con la que todos sueñan, que sea abierto al cambio, que entienda que la participación de toda la comunidad universitaria es necesaria para enrumbar la gran casa de encuentro de saberes, sueños y proyectos de vida, que entienda que la universidad vibra al ritmo de los acontecimientos, que reflexione que la universidad se debe comportar como el laboratorio donde se transforman las utopías dándole el sentido formal .
Que no es una institución fija sino dinámica y con la posibilidad de adaptarse de manera simple a las situaciones más drásticas de la gestión.
Un equipo rectoral con pensamiento latinoamericano, con la posibilidad de gerenciar en cualquier lugar del Sur, pues su visión debe ser integradora y con capacidad de adaptación para intercambios internacionales.
Capitalismo versus Socialismo
Hablar de la universidad ideal es poner frente a frente a estos dos grandes monstruos como son el capitalismo y el socialismo, es pensar en dos caminos y dependiendo de cual se tome para cimentar la universidad ideal, se verán los resultados. Desde la visión del capitalismo se podrá egresar de la universidad, los males de siempre: el individualismo, el amiguismo, el ventajismo, el clientelismo, la palanca, el soborno y la corrupción, la alienación y la dependencia del otro, la desnacionalización, la privatización, el afán de lucro personal, logrando perder la conciencia de la totalidad y aniquilando el sistema.
Desde la visión del socialismo y no el socialismo al que estamos acostumbrado a señalar a través de la historia, sino al que estamos construyendo como nación soberana, entonces estaremos egresando ciudadanos profesionales con conciencia social, con la autoestima elevada, con conciencia de sí, de sus necesidades, de sus contextos, de sus objetivos, capaz de discernir en que es lo que le permite avanzar, no como persona solamente, sino como nación entera desde su trinchera de trabajo, que sea capaz de evaluar cuáles son las alternativas para el desarrollo y qué hacer con los enormes recursos de que disponemos, y cuáles son sus responsabilidades para lograr el desarrollo en la nación. Bien cabe señalar a Simón Bolívar y sus ideas plasmadas en el Discurso de Angostura de 13 de marzo de 1819 , documento en el cual sobresale la dimensión política que Bolívar le dió a la educación señalando “La naturaleza hace a los hombres desiguales, en genio, temperamento, fuerza y caracteres. Las leyes corrigen esta diferencia porque colocan al individuo en la sociedad para que la educación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes, le den igualdad ficticia propiamente llamada política y social…” asimismo se puede señalar a Simón Rodríguez y su pensamiento en el que señala “La América no debe imitar servilmente, sino ser original… ¿Dónde iremos a buscar modelos? La América española es original, originales han de ser sus instituciones y su gobierno, y originales los medios de fundar uno y otro. O inventamos, o erramos.” Y si vamos a un pensamiento aún más vigente tenemos al maestro Prieto Figueroa, quien veía a la educación como el impulso para la independencia económica y productiva de la nación así como la responsable de formar equipo humano crítico para la transformación del país, pensamientos que se mantiene vigentes por su alto contenido humano y social y en estrecha relación con la propuesta de programa de gobierno del presidente Hugo Rafael Chávez Frías para la gestión 2013-2019, quien propone que para avanzar hacia el socialismo, necesitamos de un poder popular capaz de desarticular las tramas de la opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana, capaz de configurar una nueva sociedad desde la vida cotidiana donde la fraternidad y la solidaridad corran parejas con la emergencia permanente de nuevos modos de planificación y producir la vida material de nuestro pueblo, esto pasa por pulverizar completamente la forma de estado burguesa que heredamos, y darle continuidad a la invención de nuevas formas de gestión política.
Lo anterior se logra con una visión diferente de la educación de ahí la necesidad de replantearse un nuevo sistema educativo en todos los subsistemas, hay que ir al núcleo de los acontecimientos y hacer los cambios desde ese lugar para poder obtener éxito en las acciones emprendidas.
Gestión estratégica
Pensar en la universidad ideal es pensar de manera estratégica es tener claro que la nueva universidad debe romper con el modelo rentístico petrolero, que aun se mantiene vigente, es independizarnos científica y tecnológicamente, definitivamente se trata de invertir en materia gris para que el valor agregado se vea en la productividad y avance del país. Es necesario que la universidad aprenda a interpretar el sentir del pueblo soberano para lograr el éxito en su gestión y para ello debe estar casada con las políticas nacionales, regionales y locales del país, es necesaria esa unión para poder avanzar, bien lo señala Luis Francisco Delgado en su articulo sobre gestión universitaria, donde invita a aprender a gestionar el conocimiento, a gestionar la enseñanza, gestionar las investigaciones , gestionar nuestros exiguos recursos, con eficiencia, honradez, oportunidad y creatividad para poder avanzar hacia la calidad. Considero que hay que aprender a interpretar a la nación, su realidad, sus necesidades, este último señalamiento, específicamente en el ámbito profesional, es necesario pulsar entre la sociedad y las empresas que tipo de profesionales necesita el país para comenzar a formarlos para que salgan preparados de manera integral y así poder salir a la competencia mundial, lo que significa que deben ser egresados con una enseñanza basada en estándares internacionales y con un perfil visionario, se debe enseñar para el hoy y el cómo desenvolverse en el mañana.
Una gestión estratégica debe considerar muchas aristas, entre ellas la formación de un docente plurivalente, es por ello que la universidad ideal debe tener como bandera la investigación y las facilidades para emprenderla, así como el reconocimiento público haciendo uso de todos los medios para dar a conocer las investigaciones llevadas a cabo dentro del espacio universitario, también es prudente que la nueva universidad ideal tenga un presupuesto sujeto a la matricula estudiantil que maneja, con ello se estaría logrando una homologación del presupuesto al que se le puede hacer seguimiento a través del control social.
Es imperativo dentro de la universidad ideal que se considere las demandas salariales de los docentes que trabajen en ella para mejorar su calidad y nivel de vida, obteniendo así mayor compromiso laboral y con la sociedad.
Con una buena planificación, donde se establezcan los objetivos y estrategias a seguir, acompañado de una organización de recursos técnicos, humanos, materiales y financieros, incluyendo una buena comunicación interna y externa, sin olvidar el control en las actividades y planes para ver los resultados y retroalimentar o cambiar donde sea necesario se obtendrán una excelente gestión estratégica.
Espíritu emprendedor del egresado
La nueva universidad que se quiere debe aniquilar de una vez por toda el modelo capitalista rentista y darle vida a un modelo productivo socialista que acabe con los flagelos de la pobreza y exclusión, la universidad ideal debe egresar ciudadanos con un espíritu emprendedor. De las casas de estudios deben salir empresarios y no empleados, pero empresarios con una visión ética socialista con conciencia de cooperación y solidaridad, equipo humano capaz de acabar con la ideología neoliberal, por eso la importancia de articular la universidad con el desarrollo local, regional y nacional, de la nación; con un egresado emprendedor, comprometido, capaz de identificar las necesidades de la comunidad y desarrollar las potencialidades económicas y productivas, así como capaz de solucionar los conflictos basado en una lógica de solidaridad e interés colectivo los logros en la sociedad serán muchos, porque estaríamos estimulando nuevas formas de proyectos productivos que respondan a las aspiraciones de los trabajadores y la comunidad cuyo fin sea la prosperidad social.
De ahí la importancia de pensar que la universidad que se quiere no puede formar capitalista, sino empresarios comprometidos con su comunidad y el pueblo, que promueva la propiedad social como expresión de las nuevas relaciones sociales de producción, es necesario casi urgente que muchos de los egresados universitarios salgan con la convicción de emprender empresas productivas, comunitarias que sean propiedad de los trabajadores, generando una abundante oferta de bienes y servicios y que los excedentes que se generen de sus empresas no sea distribuidos de forma capitalista, sino que sean vistos y redistribuidos como ganancia social, con el firme propósito de mejorar el entorno comunitario .

external image 34 external image b.gif?host=videoblogsdekaty.wordpress.com&blog=37982262&post=34&subd=videoblogsdekaty&ref=&feed=1